26.1 C
Ixtlan del Rio
domingo, enero 19, 2020

¡A esperar nueve meses!

Más Leídas

Loable labor del regidor Julio Zamora

AHUACATLÁN No busca la promoción política ni intenta favorecer a algún líder en...

Fiestas Patronales de Bucerías, tradición y atractivo turístico en la Riviera Nayarit

BUCERÍAS Riviera Nayarit, el destino de lujo y naturaleza, posee además de atractivos...

Inicia obra de placita y arco de bienvenida en Ixtlán

IXTLÁN DEL RÍO Además de mejorar sus vialidades y aspectos del centro histórico...
Francisco Javier Nieves Aguilar
Francisco Javier Nieves Aguilar
Más de 25 años de trayectoria disfrutando del periodismo; las opiniones que despierta, la información gratificante y el conocimiento que deja.

Un hombre estaba harto de tener que ir a trabajar a diario y que su esposa se quedara en casa. Quería que ella viera lo que él hacía todos los días. Así que rezó:

“Señor: Yo voy a trabajar cada día, durante 8 horas mientras mi esposa se queda en la casa tranquilamente. Quiero que ella sepa lo que tengo que pasar todos los días, entonces permíteme cambiar de cuerpo con ella por un día…. Amén”.

Dios, en su infinita sabiduría le concedió el deseo al hombre, y a la mañana siguiente se despertó como mujer. Se levantó, hizo el desayuno para su cónyuge, despertó a los niños, sacó su ropa para ir al colegio, les dio desayuno, empacó los almuerzos, los llevó al colegio, volvió a casa, recogió la ropa para la lavandería y la llevó.

En el camino paró en el banco a hacer un retiro y fue al supermercado a comprar alimentos. Entonces regresó a casa, guardó los víveres, hizo los cheques para pagar las cuentas y cuadró la cuenta del banco. Limpió la caja del gato y bañó al perro.

Para entonces ya era la una de la tarde y corrió a tender las camas, puso la ropa sucia en la lavadora, sacudió, aspiró, lavó el baño, barrió y trapeó el piso de la cocina.

Salió corriendo a recoger a sus hijos en el colegio, y tuvo una discusión con ellos de vuelta a casa. Sacó leche y galletas para los niños y los organizó para que hicieran las tareas. Puso la tabla de planchar y se puso a “desarrugar” mientras veía televisión.

A las cuatro y media de la tarde empezó a pelar papas, lavar las verduras para la ensalada, adobó la carne, y puso el arroz a cocinar. Cuando su cónyuge llegó preguntando por la comida, ésta ya estaba lista y servida. Después de comida, limpió la cocina, lavó los platos sucios, sacó la ropa de la lavadora y la puso a secar. Bañó a los niños y los acostó.

A las nueve de la noche estaba exhausto aunque no había terminado todavía sus quehaceres, se fue a la cama donde estaban esperándolo para hacer el amor, lo cual logró hacer sin quejarse. 

A la mañana siguiente se despertó e inmediatamente se arrodilló al lado de la cama y dijo: “Señor, yo no sé qué estaba pensando. Estaba muy equivocado al envidiar a mi esposa por poder quedarse en casa todo el día. Por favor Señor, por favor, vuélvenos a cambiar”.

El Señor, en su infinita sabiduría, contestó:

“Hijo mío, creo que has aprendido la lección y será un placer para mí volver las cosas a como estaban antes. Sin embargo, vas a tener que esperar nueve meses. Anoche quedaste embarazado”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Presentan libro “Besos con sabor a cebolla”, en Ahuacatlán

AHUACATLÁN En la noche fría que se acicaló con música y bebidas calientes...

Recibe Congreso auditoria de la UAN

TEPIC Para conocer los resultados de la auditoría realizada a la Universidad Autónoma de Nayarit del ejercicio fiscal...

Fallece ex policía de Ahuacatlán

ZOATLÁN Los habitantes de este poblado que pertenece a la geografía de Ahuacatlán, están de luto; esto es...

Estación del ferrocarril en Ahuacatlán ya está iluminada

AHUACATLÁN Para prevenir hechos delictivos o atentados como el ocurrido a mediados del año pasado, un grupo de...

Abren registro para bodas colectivas 2020, en Jala

JALA A un mes para la celebración del Día del Amor y la Amistad y al igual que...

Artículos Relacionados