El barco

Cierto día un capitán de barco y su rudo jefe de ingenieros conversaban. Empezaron a discutir sobre quién era más importante de los dos para que el barco navegara. Como la discusión se tornó acalorada, el capitán decidió que...

¿Qué es ser padre?

Faltaban algunos minutos para que el reloj sonara las seis de la tarde del pasado sábado cuando Érika mi hija entró al quirófano. Su vesícula estaba bastante inflamada, a punto de reventar. Su médico optó por la laparoscopía. Aún...

De la lengua Wixárika

Quizás el mundo Wixaritari sea más conocido (y buscado) por el peyote y sus artesanías en chaquira; sin embargo, una vez que se aborda en la lengua, nadie duda que se trata de un pueblo de artistas, tan culto como el que más. Lo demuestra el...

Los jarrones del Rey

Había una vez un rey que tenía 55 hermosísimos jarrones de la más fina porcelana. Eran su tesoro y no tenía otra ilusión que sus jarrones. Se la pasaba horas y horas ensimismado en su belleza, acariciándolos dulcemente con sus ojos.

La cuchara

Un solitario monje que hacía penitencia en el desierto, tuvo la oportunidad de hacer un viaje para vislumbrar tanto lo que es el cielo como el infierno. ¡Y eran tan parecidos!, pues tanto en el cielo como en el...
Después del alba, la poesía nace en la cocina. Las paredes de su santuario son los adobes tiznados y cenizos por el uso de la hornilla, los ladrillos y comales, las cucharas y jarros; silenciosos testigos de su florecimiento en las cazuelas de barro, entre las...

El hombre mediocre

Francisco Aguiar González: Es muy interesante tu análisis sobre el título “Pueblos Trágicos”, y te refieres específicamente a Jala y le das una maquillada a tu escrito refiriéndote a Ixtlán y Ahuacatlán.  Nada te parece...

De los Pueblos Trágicos

Es una premisa de divisas millonarias eso de los pueblos mágicos. Luego tiende a convertirse en epidemia, en peste. Y lo de menos es el ridículo engaño, que en la realidad prácticamente a nadie beneficia de no ser las mismas camarillas de los burocráticos de arriba.

¡Hoy no hice nada!

Una tarde un hombre volvía a casa del trabajo y encontró un desorden total en su hogar. Sus tres hijos estaban afuera, jugando en el lodo, la manguera abierta, juguetes y envolturas de comida regadas en todo el jardín frontal de la casa.

Danzarina

¡Cuánta luz se desprende desde ti!  En el círculo vital que todo lo contiene  para volverse cosmos e infinitud. Te abrazo a la mañana de frente al Sol,  te recuerdo a la tarde al ver la flor y  te acompaño en vuelo a través del viento...