Yo la identifico con el seudónimo de “Guantalamera”. Creo que soy el único que así le dice, porque todos la llaman por su nombre oficial: Arcelia; y su apellido es sinónimo del astro celeste que gira alrededor de nuestro planeta.

¡Misión cumplida!

El domingo por la noche y fatigado por todas las cosas ocurridas ese y los días anteriores, me acosté pensando en el cúmulo de experiencias y emociones vividas en el viaje a Los Ángeles. Pero también se había llegado la hora del regreso; ahora sin ningún acompañante...
Al Sport Arena de Pico Rivera –California– arribamos a eso de las nueve de la mañana. La responsable de “armar” el stand tuvo que sudar la gota gorda y también fue presa del estrés. Se presentaron algunos contratiempos pero al final quedó listo, antes de que el...

Un viernes inolvidable

El reloj marcaba las 8:20 de la mañana cuando desperté el viernes 03. Clima cálido en Los Ángeles y había que apresurar el paso para estar presente en la reunión con la COVAM, al mediodía; y ya por la noche asistir a la cena de gala, en...
 Luego de ducharnos y al finalizar el desayuno nos dirigimos a un centro comercial donde las opciones no eran tan amplias, siendo entonces que decidimos trasladarnos a otra tienda: La “Rose”. Cada cual empezó a merodear por entre los pasillos. Yo me entretuve observando algunos productos. El...
Entre pasillos y el bullicio de la gente que se dirigía de un lado a otro traspasamos la frontera. El reloj marcaba las 9:20 de la mañana cuando emprendimos el camino rumbo a Los Ángeles, tras haber aterrizado en Tijuana. Las ocurrencias de Yael y del pequeño...
Por la ruta de la historia De nuevo viajar por las calles, recorrer el perfume de la historia, el incienso del recuerdo perdurable. La cita es a las cuatro de la tarde del jueves 26 y estamos listos bajo la sombra de un árbol de la plaza Monseñor Justo Barajas.  Es...

¡Ese cabrón soy yo!

Creo que fue una tarde de otoño de principios de los años 70´s cuando a nuestro domicilio de Morelos 106 –a escasos 15 metros del comisariado ejidal– llegó una mujer. Ésta tocó dos veces el vetusto zaguán de madera. Le abrieron la puerta y preguntó: “¿Aquí vive Marcos?”. El menor...

¡Y yo muy obediente!

La brecha parecía interminable y de pronto tuve la impresión que pronto estaríamos en el cráter o que iríamos a parar al Sangangüey o al Cerro de San Juan; “¡Tú síguele!”, me decía el buen Alex; y yo, obediente, seguía guiando la Explorer temiendo que en cualquier momento brotara...
AHUACATLÁN.― El clima es cálido. En la periferia de Ahuacatlán todo es silencio; solo algunos comerciantes le dan vida al crucero. Atienden al cliente ocasional.    Sin embargo, en la zona centro se percibe mucho movimiento. Señoras que caminan presurosas de un lado a otro, vehículos que portan razón social...