Mi querida Aura

                    Era de raza fina, una Bull Terrier Puppy, de esos perros que tienen la cabeza como los Tapir. Una prima me la regaló cuando apenas era un cachorro y aún no podía caminar. Había qué arrimarla y acomodarla al sartén de la leche para que bebiera porque ella sola...