Ten calma Poli

“Hasta aquí. ¡Regrésense por favor!”, nos dijo Luis. Nos encontrábamos a 30 metros de la tumba de mi madre. Yo me quedé estático por espacio de dos minutos, divisando hacia el frente, ahí donde reposan sus restos. ¡Me cai que sentí su presencia! Justamente...

EL DILEMA DEL BALÓN

A veces tenemos que resolver paradojas en estado de urgencia. Es en esos casos cuando la experiencia, el instinto y algo de suerte se conjugan para actuar de manera eficaz. Rara vez apropiada. Caminaba por el callejón de la escuela...

¡Simple lección!

“Me casé demasiado joven. Al principio todo era miel en penca. Después mi vida se convirtió en un martirio. Definitivamente, me equivoqué al elegir a mi pareja”. La confesión es de una respetable y noble mujer que radica en Compostela...

¡Mundo loco!

El domingo pasado fui a jugar a La Estancia de los López -municipio de Amatlán de Cañas-. Nos trasladamos en la Explorer verde del ingeniero Partida compartiendo el viaje con los profesores Chuy Varela y Eleazar Ríos, además de Jaime Almejo, todos grandes amigos.

Sí; murió el mes pasado

Francisco invitó a Carlos, su amigo, a pescar. Cargaron todo en su camioneta y partieron a la región costera. Apenas entraron al pueblo más cercano, el tiempo empezó a ponerse mal. El cielo se oscureció, empezó a soplar un fuerte...

Orinado en los pantalones

El pequeño Fabián entró en el salón de clase para hacer su examen final. Se encontraba muy nervioso por éste examen. Su angustia creció tanto que sin poderse controlar se orinó en sus pantalones. Miró hacia abajo y vio como algunas gotas caían suavemente al piso.

¡Hay que practicarla!

Un anciano vivía en el pueblo. Todos los parroquianos estaban cansados de él; siempre se le veía triste, se quejaba constantemente y con un humor de los mil demonios.  Cuanto más vivía, más vil era y más venenosas eran sus palabras. La gente hacía todo lo posible...

¡Demasiado tarde!

Era un jueves por la tarde. Armida le pregunta a Eduardo: Armida: ¿Qué haces esta noche, amor? Eduardo: Lo de todos los jueves, ceno con los del equipo técnico del auto. Armida: ¿Y si te quedas conmigo y...

¡Enójate pues!

Erase una vez un pequeño que tenía ganas de llegar a la cima de una montaña. Y comenzó el camino ¡Y pás! que se resbala. Se pone a llorar y gritarle a la vereda. Avanza unos metros ¡Y pás! se raspa los brazos. Se detiene, se pone...

¡Respétalos siempre!

Hace muchos años, vivía un viejo perro de caza, cuya avanzada edad le había hecho perder gran parte de las facultades que lo adornaban en su juventud.  Un día, mientras se encontraba en una jornada de caza junto a su...