Los jarrones del Rey

Había una vez un rey que tenía 55 hermosísimos jarrones de la más fina porcelana. Eran su tesoro y no tenía otra ilusión que sus jarrones. Se la pasaba horas y horas ensimismado en su belleza, acariciándolos dulcemente con sus ojos.

La cuchara

Un solitario monje que hacía penitencia en el desierto, tuvo la oportunidad de hacer un viaje para vislumbrar tanto lo que es el cielo como el infierno. ¡Y eran tan parecidos!, pues tanto en el cielo como en el...

¡Hoy no hice nada!

Una tarde un hombre volvía a casa del trabajo y encontró un desorden total en su hogar. Sus tres hijos estaban afuera, jugando en el lodo, la manguera abierta, juguetes y envolturas de comida regadas en todo el jardín frontal de la casa.

No sé por qué

Hace años, que la vida se ha vuelto de tantos colores, que es difícil saber en qué punto cambió todo, cuando hace apenas unos años, la vida era más despreocupada, más llevadera y sin tantas cosas en que pensar. Era tan fácil correr por las calles,...
Internet, Tablets, Ipads, Iphone… Cuaresma, Viacrucis. Las ideas de pronto se agolparon en mi mente durante la noche del Viernes Santo. En Jala había tenido lugar la tradicional Judea. Me sentía confundido por tantas cosas. Me recosté, pensaba, reflexionaba. Entrecerré los ojos y luego me levanté...

Juan Sinpiernas

Juan Sinpiernas era un hombre que trabajaba como leñador. Un día Juan compró una sierra eléctrica pensando que esto aligeraría mucho su trabajo. La idea hubiera sido muy feliz si hubiera tenido la precaución de aprender a manejar primero...

¡Ya está decidido!

Jimmy debe rondar entre los 6 y los 8 años. Antier lo vi corretear junto con otros niños de su edad, allá junto a la tienda de “El Diamante”; y a fuerzas de ser sincero, ¡Me dio una envidiaaaaaa!!!...

Por favor, ¡Perdóname!

Gustavo ya ni se acordaba por qué se había enojado con su hijo Rodolfo, pero continuaba molesto, y no podía evitarlo. Se sentía muy frustrado con el muchacho. Una y otra vez descargó su ira hasta quedar exhausto, e inmediatamente se sintió culpable por su conducta.

Un final trágico

  Reynaldo Uribe dormía tranquilamente junto a su esposa Julia. Llevaban dos meses de casados y era como si todavía estuvieran en su luna de miel. Todo parecía ir bien para el joven matrimonio. Ambos tenían empleos bien pagados, habitaban un hermoso apartamento, poseían un auto...

¡Qué hermoso sería!

Para resolver un problema relacionado con el sistema de aire acondicionado de la Caravan, acudí aquella vez al taller “Refa-Servicio Doméstico Machuca”, de Ixtlán; y mientras los técnicos intentaban reparar la falla, conversé con los propietarios del referido establecimiento.