Por favor, ¡Perdóname!

Gustavo ya ni se acordaba por qué se había enojado con su hijo Rodolfo, pero continuaba molesto, y no podía evitarlo. Se sentía muy frustrado con el muchacho. Una y otra vez descargó su ira hasta quedar exhausto, e inmediatamente se sintió culpable por su conducta.

Un final trágico

  Reynaldo Uribe dormía tranquilamente junto a su esposa Julia. Llevaban dos meses de casados y era como si todavía estuvieran en su luna de miel. Todo parecía ir bien para el joven matrimonio. Ambos tenían empleos bien pagados, habitaban un hermoso apartamento, poseían un auto...

¡Qué hermoso sería!

Para resolver un problema relacionado con el sistema de aire acondicionado de la Caravan, acudí aquella vez al taller “Refa-Servicio Doméstico Machuca”, de Ixtlán; y mientras los técnicos intentaban reparar la falla, conversé con los propietarios del referido establecimiento.

¡Yo no voy!

Tres amigos salieron de excursión a la montaña. Llevaban abundantes provisiones e hicieron un alto en el camino para la merienda. Sacaron los sándwiches, queso y jamón; pero ninguno de los tres había llevado nada para beber. No muy...

¡Yo ya entendí!

Hay mucha gente que se pregunta: ¿cómo hacían los papás de antes para mantener a tantos hijos? Creo que la capacidad adquisitiva era igual o menor en esos tiempos. Pero los padres de antes tenían un secreto y se los voy a compartir. ¡No gastaban en...

Úlcera en el estómago

Una señora buscó a un ministro religioso para desahogarse y pedir un consejo. Se sentía mal del cuerpo y del alma. Tenía una úlcera en el estómago y miedo de operarse. Pensaba rezar y pedir para sanar y evitar la cirugía. Se sentía muy nerviosa. El...

Tu libro, mi libro

Una ocasión un hombre obtuvo un permiso para entrar en la gran gruta donde estaban los libros de la vida de cada uno, con su pasado y su futuro. Se podía quedar allí dentro solo un número determinado de minutos, durante los cuales se le permitía...

Susurro a la almohada

¡Y se fue el 2018! Doce lunas pasaron a través mío, de mi casa, de mis cosas. Un tiempo que me dejó un puñado de experiencias y un buen saco de fracasos. Caídas y tropiezos. Benignidades pocas.  Recuerdo que...

Ten calma Poli

“Hasta aquí. ¡Regrésense por favor!”, nos dijo Luis. Nos encontrábamos a 30 metros de la tumba de mi madre. Yo me quedé estático por espacio de dos minutos, divisando hacia el frente, ahí donde reposan sus restos. ¡Me cai que sentí su presencia! Justamente...

EL DILEMA DEL BALÓN

A veces tenemos que resolver paradojas en estado de urgencia. Es en esos casos cuando la experiencia, el instinto y algo de suerte se conjugan para actuar de manera eficaz. Rara vez apropiada. Caminaba por el callejón de la escuela...