Francisco Javier Nieves Aguilar

Una vieja historia china cuenta que una vez un bandido cometió tantos robos que finalmente fue llevado ante los tribunales y condenado a muerte.

Francisco Javier Nieves Aguilar

Vicente preguntó a Felipe qué es lo que querían dar a entender los antiguos cuando decían: “cultiva la vida”. Felipe respondió:

Mi primera borrachera

Francisco Javier Nieves Aguilar

La música seguía tocando. Yo me sentía confundido. Toda la tarde había reído; pero también hablé, hablé y hablé, ¡quien sabe cuántas cosas! Sentía que mi estómago iba a reventar. Para entonces, las carnitas, los chicharrones y demás “botana” me causaban repugnancia.

Acudí el pasado lunes a la histórica y señorial ciudad de Compostela; ¡Ah, qué delicia!, qué placer y cuánto regocijo me produjo caminar por su plazuela, ¡Y qué preciosidad de templo! Gente amable sencilla; “Doña fulanita, ¿A poco ya viene del mercado?”; “¿Y zutano cómo sigue?”.

¡Qué hermoso diamante!

Francisco Javier Nieves Aguilar

Erase una vez, hace mucho tiempo, un rey que vivía en una zona dividida en muchos reinos pequeños; y el reino de aquel rey era uno mas entre esos muchos. Tanto el rey como el reino no eran conocidos, y nadie les prestaba mucha atención.

¡Eso es lo que quiero!

Francisco Javier Nieves Aguilar

Ni Omar ni yo esperábamos esa llamada. Nos tomó por sorpresa, pero acudimos solícitos a la cita; “Ojalá y puedan venir el viernes, pero de no ser posible los esperamos entonces el próximo martes”, nos anunció el doctor Moreira, del área de Nefrología del Centro Médico de Occidente.

¿Cómo se mide la vida?

19_NOTA_1

Francisco Javier Nieves Aguilar

La familia entera se arremolinó junto al ataúd para ver por última vez a Doña Martina… Momentos de mucho dolor. El rostro de mi suegra denotaba una paz indescriptible. “Parece que está dormida”, habría dicho en la víspera mi concuña Félix… Pero había llegado el momento de su sepultura y entonces el llanto asomó con ganas… Yo me arrinconé en otra tumba, y fue entonces cuando empecé a reflexionar:

… ¿Y por qué yo?

Seis humanos quedaron atrapados en un lugar oscuro e intensamente frio. Por casualidades de la vida, cada uno lo que poseía con el en ese momento, era un pedazo de madera.

Para mis amigos y enemigos

Francisco Javier Nieves Aguilar

Quisiera no hablar del Año Nuevo ni del Año Viejo. Tampoco de lo que pasó o va a pasar, mucho menos de lo que “quisiera” que pasara. De repente me parecen temas muy gastados, o será que por mi parte, no debería ser necesario un fin de año para reflexionar.

¿Cuando es Navidad?

Francisco Javier Nieves Aguilar

Me enfilo sobre la avenida Hidalgo y observo el trajín comercial de la ciudad. Gentes que entran y salen, que van y vienen, que conversan entre sí… Diviso a Managüito y a la señora Luz supervisando la instalación del gigantesco nacimiento y del árbol de la ilusión. Obreros que suben y bajan escaleras. Bancos y casas de cambios repletas de clientes, hileras en los cajeros automáticos, señoras cargando bolsas y bolsas de mandado.