Como mi sombra

0
43

Estimado lector; en esta ocasión comparto con usted mi participación como presentadora del poemario: “COMO MI SOMBRA” la más reciente publicación del renombrado Miguel González Lomelí; maestro, escritor, promotor cultural, activista y agricultor, ganador de la  Medalla al Mérito Artístico Amado Nervo 2017, oriundo del vecino municipio de Jala; Nayarit.

Jueves 31 de enero 19:00 hrs. Plaza Bicentenario, en el marco del IV Festival de Letras en Tepic “Amado Nervo” 2019. 

Buenas noches. 

Es un honor ser partícipe de la celebración del IV Festival de Letras en Tepic “Amado Nervo”. Mi reconocimiento a todo el equipo que hace posible este proyecto tan necesario para la promoción y difusión de la lectura, literatura y trabajo cultural desarrollado, actualmente, en la Entidad.

De igual manera, agradezco la distinción concedida por el Mtro. Miguel González Lomelí con el regalo de su afecto y amistad; al permitirme exponer mis comentarios sobre su obra y a Brisa Medina por compartir esta grata coincidencia.

Detente, sombra de mi bien esquivo… 
Imagen del hechizo que más quiero 
Soneto, Sor Juana Inés de la Cruz.

Con este epígrafe de inspiración femenina inicia “Como mi sombra” tendida ante sus lectores, cual manto poético que envuelve, acuna y da consuelo a la crisálida alma humana, entre hilvanes de doradas melancolías, dulces amores e insolente hiel. 

Línea tras línea, palabra a palabra se emprenderá la búsqueda en torno a la negación o afirmación del autor, esa que sea capaz de consolar la adolecida consciencia y las contradicciones que nuestra fugaz suerte y efímera existencia terrena nos provoca; emanantes desde el espacio más abisal de nuestro ser y sentir.

Desde la primer mirada, el índice, ya es una poesía a la sombra que es nombrada en sus múltiples apariencias: solitaria, vencedora, consejera, materna, nihil, niña, monarca, paterna, amorosa, mujer, viajera, permanente, hija de la luz, parábola, de ayeres. Esparcida cual polen en el viento en sonetos, clásicas, espejos y el requiebro final. 

Sombra: es el arquetipo con el que Miguel González Lomelí  nos transporta a latitudes más allá del océano, convidándonos de su travesía por el mundo antiguo (Atenas, Roma, el Mar Adriático). La reflexión en distintos momentos y facetas de su senda como poeta; a lo largo de 26 años, para concluir en la frugalidad de todo, del hombre mismo, de la incongruente historia que nos han inculcado y repartido.

Es así que con permiso del maestro y ustedes, leeré en voz alta algunos fragmentos exquisitos de la obra:

De MATERNA.
“En un mundo de sombras acuosas
estallaste a la vida,
Acompasado por la sangre,
Acompañado por el silencio.
Transportado en las alas del trueno
y la esperanza.

Quien te dejó ojos, voz,
resuello y llanto,
 fue tú  cárcel feliz.
Lograste así lo que después
amaneció mundo,
santificó palabra,
floreció idea,
perfumó sentimiento.”
MONARCA.
“…Cayeron, monarcas reinantes
en una sombra infinita, desbordada
para arropar con un sudario
de fiesta macabra,
la hierba, la tierra.”
PERMANENTE.
“En mí la mudanza constante
En ti la permanencia constante

Nada de lo que a mí me trastorna
Tu oculto oasis trastorna…”
MUJER.
“Como mi sombra, mujer mía
penetras en mi mundo sin saberlo
encendiendo todos los fulgores guardados.

…Como mi sombra canto al concluir el rito
una salmodia en ti aprendida
pletórica de sueños y verdades.

Si pudiera anclar en un lugar definitivamente
escogería el golfo de tu vientre
porque en él se aquietan tempestades.”

Y finalmente…
CLÁSICAS
I
“…Cuando cayeron las columnas,
los templos destriparon,
los arcos triunfales por el suelo
desmintieron historias de grandeza.


Imposible glorificar a los césares,
a los tributos, a la plebe y las legiones:
la masa es morbosa y repugnante.


Desde el circo, una jauría de alaridos
réprobos se arrastran
por el césped, ofensivamente cuidado,
para que las osamentas pétreas
muestren mejor su desamparo. 


Las vestales no pueden llorar su desventura.
Roma, 1996.”

Como podemos percibir, con diversidad de estilos, la obra de manifiesta sonoridad; es un canto de entrega al inminente adiós, al más feroz de los miedos, a la inconmensurable dicha proveniente de lo vivido. 

Obra y autor; cual Quijote, nos invitan desde el ejemplo a remontar nuestras propias batallas y caminos; valientes, firmes y dignos. 

¡Gracias y enhorabuena!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here