De la Guerra Cristera al Santoral Católico

0
Foto: Santuario de los Mártires Cristeros en Guadalajara, Jalisco.
Foto: Santuario de los Mártires Cristeros en Guadalajara, Jalisco.
Foto: Santuario de los Mártires Cristeros en Guadalajara, Jalisco.

A NOVENTA AÑOS DE LA GUERRA CRISTERA  EL PAPA FRANCISCO HA CANONIZADO AL NIÑO CRISTERO

Hace noventa años que se inició el movimiento cristero (1926-1929)  compuesto principalmente por campesinos, dirigidos por antiguos militares revolucionarios y algunos sacerdotes,   que se levantaron con el Grito: ¡VIVA CRISTO REY…! ante la política laica conocida como Ley de Calles.  El presidente de la republica Plutarco Elías Calles, promulga una reforma al Código Penal para limitar las manifestaciones religiosas con el fin de ejercer controles del Artículo 130 de la Constitución Política, buscando limitar o suprimir la participación de las iglesias en general en la vida pública ya que  la Constitución de 1917 establece la separación

entre Iglesia y Estado, la educación  laica y prohíbe que  el clero haga política.

La ley reglamentaria del artículo 130 de la Constitución, facultaba a los gobernadores de los estados a imponer requisitos especiales a los ministros del culto. El gobernador de Tabasco Tomás Garrido, decretó que los ministros del culto tenían que ser casados para poder oficiar. En Chihuahua se pretendió que la iglesia católica operara con un número mínimo de presbíteros. En Tamaulipas se prohibió  oficiar a los sacerdotes extranjeros.

Aquí en nuestro estado, en 1926 el decreto 471  reduce  a 40 el número de sacerdotes, por ello el obispo Manuel Azpeitia y Palomar protestó  y gestionó porque se aumentara el número; todo fue inútil.  El 22 de abril de 1927, este obispo fue secuestrado y expulsado del país y dos días después fueron desterrados de la república, el  presbítero Justo Barajas y el señor cura del Sagrario  Ignacio Romo. La persecución arreciaba, algunos sacerdotes habían salido de la ciudad, otros estaban ocultos,  solamente se veían los señores presbíteros  D. Francisco Centeno, Cancelario de la Sagrada Mitra y D. Anastacio Hurtado.

Al dar orden de aprehensión  en contra de todos los sacerdotes, se vieron obligados a abandonar la ciudad y refugiarse en algunos lugares, en donde estuvieron ocultos en compañía de otros sacerdotes. Dos meses después  D  Anastacio Hurtado tuvo que emigrar a los Estados Unidos, permaneciendo en esa nación hasta que se reanudaron los cultos que fue en 1929.

El 23 de noviembre de 1927, es fusilado el padre Miguel Pro, siendo sus últimas palabras: ¡VIVA CRISTO REY!

Álvaro Obregón presidente electo trata de negociar el conflicto pero el 17 de julio de 1928 es asesinado en el restaurante “La Bombilla” por José de León Toral, caricaturista que fue arrestado al igual que sus más cercanos correligionarios, como la monja Concepción Acevedo  (La  Madre Conchita) y Carlos Castro Balda, los tres afiliados a la “Liga de la Defensa de la Libertad  Religiosa” el conflicto se alargó y se recrudece.  El  9 de febrero de 1929, José de León Toral es fusilado. La Madre Conchita y Carlos Castro son sentenciados a 20 años de prisión estando en Lecumberri hasta 1934 y luego en una cuerda de reos pasan al penal de las Islas Marías. Posteriormente ambos  contraerían matrimonio.

En esta guerra, el gobierno reprime con toda la fuerza a lo que los levantados responden con más excesos, como el que realizaron los Cristeros encabezados por un cura que asaltan el tren de Guadalajara asesinando a muchos inocentes. Esta guerra en los tres años de existencia,  provocó la muerte de casi 250 mil personas, entre civiles, cristeros y soldados.

Yo como católico no entiendo la razón de canonizar tantas  personas, si ya Pablo VI reconoció en su tiempo que aproximadamente 300 santos, no lo eran y los eliminó; ¿porque la nómina santoral sigue creciendo? Juan Pablo II en sus 26 años de pontífice canonizó 482 santos incluyendo los 24 cristeros y siendo el Estado de Jalisco con mayor número de santos elevados a los altares,  quizás por ello se construye un Santuario en honor a estos mártires, por lo que han surgido grandes polémicas.

En el 2008 el entonces  gobernador de Jalisco Emilio González Márquez, anunció que entregaría 90 millones de pesos del erario para la construcción de ese Santuario, obra promovida por el Arzobispado de Guadalajara en honor a los cristeros, lo que le valió serías inconformidades de una parte de los ciudadanos, por ello los jaliscienses le dieron el calificativo de macrolimosnas y el mote al gobernado de gober piadoso. En respuesta el 23 de abril del 2008, este gobernador, durante una cena de la Asociación Mexicana del Banco de alimentos, donde entregó un cheque por 15 millones de pesos expreso:

“Yo tengo poco de gobernador, pero a lo mejor ya se dieron cuenta que a mí, lo que algunos poquitos dicen, ¡me vale madre! Así de fácil. Yo sé lo que se tiene que hacer en Jalisco”. A manera de despedida por el fin de su periodo como gobernador de Jalisco, fue el blanco de una manifestación singular: una “megamentada de madre” por parte de ciudadanos.

Y vuelve a responder el entonces gobernante: “Éste es un cuete, no me importa, me cae. Don Juan (Sandoval Iñiguez, cardenal de Guadalajara), absuélvame desde allá. (…) Digan lo que quieran. Perdón, señor cardenal: ¡chinguen a su madre!”  Después, el Arzobispado de Guadalajara anunció que regresarían los recursos 90 millones donados por Emilio.

A unos días de que el Papa Francisco esté visitando nuestro país, si no me equivoco es el Pontífice número 267 de la historia católica, es el Papa que ha proclamado más santos en toda la Historia, rompe record. En un solo día, el 12 de mayo de 2013, en una sola ceremonia en la plaza de San Pedro,  proclamo a 815 Santos. En 2014; once, en el 2015; 7 y en este 2016 ya canonizó al Niño Cristero José Sánchez del Río, que fue martirizado a la edad de 14 años. No creo que tenga que ver con el aniversario 90 de la guerra cristera.

Entre los últimos santos está Juan Pablo II; (que siendo pontífice supo y protegió a sacerdotes pederastas)   Juan XXIII quien en 1963 hizo pública  una oración: “Señor y Gran Arquitecto: Nosotros  nos humillamos a tus pies e invocamos tu perdón por la herejía en el curso de desconocer en nuestros hermanos masones como tus seguidores predilectos.

Luchamos siempre contra el libre pensamiento, porque no habíamos comprendido que el primer deber de una religión,  consiste en reconocer hasta el derecho  de no creer en Dios…”  Expidió la encíclica Pacem in terris, en la que convocó a la coexistencia pacífica de los hombres.  Junípero Serra, también forma parte del nuevo santoral.

Ante las crisis por las que atraviesa nuestra religión tal vez incrementar el santoral no influya en el fortalecimiento de la fe, toda vez que cada día algunos católicos se convierten en cristianos o pasan a otras religiones que no reconocen a Cristo como hijo de Dios o el mismo Dios, ya que algunas corriente aducen que fue un profeta, otros que buscaba librar al pueblo judío del yugo que los romanos ejercían, y tantas otras controversias, sobre todo ahora que se habla de los manuscritos del mar muerto.

Mi fe está firme aunque con la mente muy abierta. Bienvenido sea el Papa Francisco… escanio7@hotmail.com