15.6 C
Ixtlán del Río
martes, octubre 27, 2020

El oficio de las lavanderas

Más Leídas

Triste final el de Eleodoro

MARQUEZADO. Cientos de personas expresaron su solidaridad y apoyo moral a la familia...

Importante donación del Ayto. y del Charranas a Cruz Roja

IXTLÁN DEL RÍO. Antes de proseguir con la supervisión de obras, el presidente...

Llega patrulla especial para combatir la violencia familiar

IXTLÁN DEL RÍO. Para proteger, evitar y dar respuesta a la violencia contra...
admin
admin
"Presitigio y pluralidad informativa"

lavanderas-en-el-rio

Durante mi infancia, había la costumbre por necesidad de que las amas de casa de familias pobres, dedicaran un día específico para ir al río a lavar la ropa; hasta se turnaban para ocupar los lavaderos. Las del barrio del Camote y del Llano, acudían al Rio Grande, un poco aguas arriba del puente El Suspiro, donde había “buenas” piedras, tanto para lavar como para tender, y un jarillal que se prestaba para el pronto secado.

Los hombres cargaban la ropa sucia en costales y llevaban a esposa o hijas hasta los lavaderos y luego partían a sus trabajos. De regreso, llegaban por ellas con toda la ropa ya seca y muy limpia gracias al cuidadoso tallado con jabón pinto, fab o lejía.

De lunes a viernes se veía el peregrinar de las lavanderas cargando chiquigüites o costales y sus bolsas de lonche para la comida. Se dejaba, también, cierto día para la planchada.

Estas dos actividades implicaban trabajo para los niños pues teníamos que cuidar a los hermanos pequeños, echarle el ojo a los frijoles, agua a las gallinas. Por la tarde íbamos a “encontrarlas hasta el rio, donde disfrutábamos de relajante baño practicando estilos de nadado y clavados.

Los tendederos de trapos multicolores parecíanme pequeños campos de diversos cultivos, y el jarillal, un bosque donde se refugiaban duendes y héroes; allí gozábamos jugando a los indios con nuestros arcos y flechas de tan manejable jarrilla. ¡Ah! qué rico manjar para nuestro paladar comernos algunos tacos de frijolitos, así, frio, de los que les sobraban del lonche!

Algunas mujeres del Camote, del Callejón de la Bolsa y del trapiche Menchaca, tenían su lugar en el Rio Chiquito, allí donde se cerraba la bolsa en la casa de Pedro Curiel, abajito, bajo una enorme higuera. ¡Ay! Tiempos aquellos en que los ríos llevaban agua limpia; hoy están convertidos en desagües de aguas negras y en basureros públicos.

¿Serán mejores estos tiempos?

La SSA y la Dirección de Ecología del Ayuntamiento ¿tienen en su plan hacer una supervisión “real” para detectar los lugares que descargan en los ríos y velar por recuperar la limpieza de estas aguas? Tienen ustedes la palabra.

lavanderas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Se instala Expo Gastronómica y Artesanal “Xala de mil sabores”

JALA. En este Pueblo Mágico se llevó a cabo el pasado sábado la...

Llega patrulla especial para combatir la violencia familiar

IXTLÁN DEL RÍO. Para proteger, evitar y dar respuesta a la violencia contra las mujeres, niños y niñas...

Celso H. Delgado presenta hoy libro de Miguel Madero Estrada

JALA. Con una larga trayectoria en los ámbitos políticos, diplomáticos y de la función pública, el licenciado Celso...

Modifican recolección de basura en Ahuacatlán

AHUACATLÁN. La descompostura de uno de los camiones compactadores ha hecho que el gobierno municipal realice algunas modificaciones...

Triste final el de Eleodoro

MARQUEZADO. Cientos de personas expresaron su solidaridad y apoyo moral a la familia Ibarra Gómez tras conocer el...

Artículos Relacionados