Histórico: se abrirá academia de bomberos en Jala

Sería la tercera en todo el país, para lo cual el presidente Carlos Carrillo donó 3,500 metros cuadrados de terreno.

0

JALA

La trascendencia histórica de establecer una academia de bomberos en Jala apenas si fue cogida por sus bordes. El acto se centró prácticamente en la entrega de uniformes al heróico Cuerpo de Bomberos adscritos a la Dirección de Protección Civil del estado de Nayarit, incluyendo a algunos elementos del Pueblo Mágico. 

Ajustándose al tiempo asignado, el alcalde de Jala se valió de su buen oficio en materia política para agradecer al gobernador Antonio Echevarría el apoyo que le ha dado a su municipio, “no contando con una, sino con las dos manos”, dijo, en relación a las peticiones de ayuda para atajar siniestros y resarcir uno que otro daño material, y que, informó, por fortuna no ha cobrado ninguna víctima humana. 

Pero también Carlos destacó la importancia de construir una base de formación académica en Jala para quienes  fueron llamados por vocación a ser bomberos. Este centro sería el tercero  en todo el país. Y el quid por el que resulta atractivo para la comuna que administra Carrillo Rodríguez radica en que se ubicaría en la convergencia de las principales vías de comunicación. El presidente lo dijo así:

… Hoy externo públicamente nuestro apoyo al gobierno del estado, para poder instalar ahí en Jala, en un punto estratégico donde se unen las vías de comunicación, de la autopista Jala – Vallarta, en el entronque de Jala, que une a la carretera federal número 15, poder donar 3,500 metros cuadrados de terreno para que se construya la base de academia de bomberos.

Seguidamente el presidente alzó una carpeta que traía en sus manos para añadir que en ese momento hacía la entrega pública de la donación de dicho predio, poniendo en las manos de Toño Echevarría no solo el compromiso de seguir con las gestiones, sino la oportunidad de adjudicarse parte de este gran logro que, como se  dijo al principio, no se abordó de manera integral. 

CIERRE:
Solo las generaciones futuras, alcanzadas por el impacto que traerá el cambio climático, tendrán la oportunidad –si el tiempo alcanza– a dimensionar lo que significa contar con un cuerpo de bomberos cada vez más preparados.