14.8 C
Guadalajara
jueves, febrero 25, 2021

Lectores solitarios

Más Leídas

Miércoles de Ceniza atípico en Jala, pero con fe

JALA. Al igual que en todas partes, el Miércoles de Ceniza de este 2021 se vivió de una manera distinta...

Insta gobierno de Ahuacatlán a no bajar la guardia ante el COVID

AHUACATLÁN. Aunque la curva de contagios y casos activos ha venido descendiendo desde el pasado 2 de enero, el gobierno...

Sala del CAC Emilia Ortiz llevará el nombre de ixtleco Manuel Benítez

IXTLÁN DEL RÍO. Con una impresionante trayectoria dentro de ramo de las artes plásticas, el afamado profesor ixtleco, poeta, escritor,...
Daniel Salinas Basave
Daniel Salinas Basave
Regio por nacimiento, tijuanense por adopción, vino al mundo en el año en que los Tigres ascendieron a Primera. Comenzó en El Norte de Monterrey y emigró a Tijuana para fundar Periódico Frontera. Es autor de los libros Mitos del Bicentenario y Réquiem por Gutenberg, con el que ganó el Premio Estatal de Literatura Baja California 2010 en la categoría de ensayo. Enviado a la Zona Cero de Nueva York en septiembre de 2001, fue becario de la SIP en el seminario Periodismo de Alto Riesgo en Campo de Mayo, Argentina. En 2014 recibió el Premio Malcom Lowry de ensayo literario por Cartografías de Nostromo y el Premio Nacional Gilberto Owen de Literatura; en 2015 por Días de whisky malo. Sus últimos libros son Vientos de Santa Ana y Bajo la luz de una estrella muerta.

“Por alguna extraña razón, he desarrollado una especie de antena detectora de lectores callejeros. Aunque en mi vida cotidiana caben las más catastróficas distracciones y suelo despistarme ante lo evidente, me es imposible ignorar la imagen de alguien leyendo en un lugar público. Una imagen, por cierto, absolutamente atípica – diría extravagante – en esta región donde vivo, a cuyas calles les tengo bien tomada la temperatura. Cuando veo a alguien leyendo a bordo de un camión, en una banca o en la mesa de un café, siento una irreprimible curiosidad por acercarme a tratar de distinguir el libro en cuestión. Sí, a veces rayo en la indiscreción, en el más burdo fisgoneo, pero me cuesta horrores quedarme con la duda. Lo confieso: me seduce la idea de encontrar lectores en lugares improbables. Lo que atesoro es el que alguien lea un libro en donde nadie espera que lo haga.

Los lectores solitarios empezamos a transformarnos en seres tan extraños, que me es imposible no sentir una suerte de complicidad sectaria cuando encuentro alguno. De la misma forma que alguien puede sentirse hermanado si ve a alguien que lleva una camiseta de su equipo de futbol o que en la defensa de su carro lleva un calcomanía de apoyo al candidato o partido político de su preferencia, yo no puedo evitar sentir un vínculo secreto cuando encuentro un lector, como si perteneciéramos a una especie de cofradía o logia secreta.

Si me dedicara a la fotografía podría construir una serie llamada lectores urbanos, conformada con fotografías de personas leyendo en lugares públicos. Tendrían que ser necesariamente imágenes espontáneas tomadas sin avisarle al lector en cuestión. También me gustaría que fueran imágenes de personas que leen en soledad. Tengo claro que si me dedicara a tomar esa serie únicamente en la región en donde habito, podría tardar varios meses o acaso años para poder reunir una buena cantidad de imágenes espontáneas de lectores callejeros”.

Lo anterior es un fragmento de Bajo la luz de una estrella muerta, el ensayo que junto con El lobo en su hora estaremos presentando esta tarde en el Antiguo Palacio de la Calle Segunda, sede del IMAC. Bajo la luz de una estrella muerta es un libro que habla sobre nosotros, los últimos lectores. Sé que en este enero de diente afilado cuesta trabajo hablar de algo diferente a Trump, pero precisamente hoy vamos a hablar de lo que significa ser lector en tiempos hostiles. Entre los votantes de Trump no hay lectores. Hay repetidores de un único libro que es la biblia, pero el seguidor promedio del mórbido payaso es alguien que no ha leído un libro en su triste vida (o a lo mejor ha leído basura tipo Padre rico padre pobre y The art of deal). Si en Estados Unidos hubiera más lectores no tendríamos a ese aborto en la Casa Blanca. En fin, en tiempos buenos o en tiempos malos la lectura es la trinchera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Últimas Noticias

Inicia Congreso de Nayarit periodo de sesiones

ZONA SUR Con Sesión Pública Solemne virtual  las diputadas y diputados de todas las fuerzas políticas que conforman la Trigésima...

More Articles Like This

- Advertisement -