¡No le mueva!

0
163

Hoy eché a andar pa’otro rumbo; fui a ponerle saldo a mi celular, y en el camino el taxista me platicó que andaba bien crudo. Seguramente su instinto le aconsejó que yo era de fiar.

·       ¿Aquí donde habrá menudo colorado?, me preguntó.

·       ¿No eres de aquí? – le pregunté.

·       Sí, pero ya he preguntado en varios lugares y no encuentro.

·       ¡Ah!, tan bien que le cai a uno cuando anda así.

·       ¿Sí verdad? – me dijo.

·       Con su limoncito y su chilito, ¡Ah!

·       ¡No le mueva!

·       ¡Bueno, aquí me bajo¡ ¿Cuánto es?

·       ¡Treinta pesos!…

·       Le puse el saldo a mi celular y le di hacia la Marina, pues por aquel lado vive mi hermana.

   Sin embargo, después me desvié hacia el “Rio Chiquito”, pues recordé cuando nos robábamos las jícamas. “Voy a ver que tanto ha cambiado todo”, me dije.

Y mientras caminaba también recordé cuando nos robábamos las fresas y las limas, y luego los camotes; los camotes nos los robábamos en la noche, y las limas también. 

Éramos muy cautelosos y los perros nunca nos ladraron de más, pocos ladridos que no alcanzaban a alertar a los propietarios.

No obstante, lo que recuerdo más, y tengo bien presente, es aquel día que nos persiguieron cuando nos robamos las jícamas.

Fue una tarde; e íbamos con las patas arrastrando, cansados de nadar y chapotear en aquel tanque que se desfondó e inundó la noria. Algunos han de recordar, se ahogaron algunas personas; aquel tanque que se encontraba cerca de unos lavaderos; pero esa es otra historia.

Aquel día, como digo, íbamos cansados de nadar, y seguramente hambrientos también, ¿Por qué pues se nos antojaron las jícamas?,” ¡Vamos agarrando unas, total ahí están, y no se ve nadie que las cuide”, alguien dijo.

Dicho y hecho, nos metimos, éramos cuatro; cruzamos el alambrado del camino y nos concentramos en desenterrar las que podíamos cargar en nuestras manos.

En esas estábamos cuando de pronto escuchamos un silbido. Inmediatamente corrimos hacia el alambrado; algunos lo cruzamos sin ninguna novedad pero otros dejamos parte del pantalón y la camisa en las púas. Las jícamas no las soltamos.

Creímos que ahí paraba la cosa, pensamos que el dueño se iba a contentar con ver que habíamos salido de su terreno; sin embargo, lo vimos que corrió hacia nosotros; le metimos velocidad a nuestros pies, pero el dueño armó mucho escándalo con su chifladera que llamó la atención de los otros agricultores.

Se pegó en la persecución el de los camotes y el de las fresas, y sentíamos que traíamos un contingente pisándonos los talones. Preferimos mejor aligerar la carga y tiramos las jícamas.

No nos dieron alcance, si no, más grabado estuviera en mi mente aquel suceso; pasamos corriendo como animas que llevaba el diablo debajo de una enorme higuera. Luego cruzamos el río y seguimos corriendo por la orilla. Nos internamos en las primeras casas y cada quien se perdió entre las calles Ortiz, Marina y la calle Justo Barajas, donde vivía su servidor…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here