Pronto rendirá protesta nuevo Sindicato de la Secretaría de Salud

  • A nivel nacional lo dirige el Oriundo de Ahuacatlán, Luis Alberto Ramos Rivera

0

Ante la pasividad, apatía y desgano por defender el derecho de sus afiliados, cientos –o más bien miles- de trabajadores de la Secretaría de Salud han optado por adherirse al Sindicato de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud que en el país dirige el doctor Luis Alberto Ramos Rivera.

El citado Sindicato, cabe explicar, fue constituido el pasado mes de octubre con la representación de 18 estados de la república; pero a poco más de seis meses de su conformación ha ido creciendo a pasos agigantados, a grado tal que ya cuentan con 26 delegaciones estatales, con registro oficial.

Próximamente se elegirá al nuevo STSNS en Nayarit y en él se enlistarán a reconocidos galenos, enfermeras y otros trabajadores que han venido prestando sus servicios a la Secretaría de Salud; esto es también debido al descontento que se originó en días recientes con la reelección de José Luis Martínez como Secretario General de la Sección 31 de la SSN.

El doctor Luis Alberto Ramos Rivera –cabe señalar también- es oriundo de la cabecera municipal de Ahuacatlán –hermano de la actual síndico, Lorena Ramos., aunque profesionalmente se formó en el estado de Jalisco y siendo entonces un joven doctor empezó a manifestar su liderazgo sindical ocupando varios cargos dentro del mismo.

Ahora y a raíz de la indolencia y flojedad del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaria de Salud, se aventó al ruedo –como se dice en el lenguaje coloquial- para constituir esta nueva agrupación conocida como Sindicato de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud, cuyo lema es “Unidad, Honestidad y Trabajo”.

 Su objetivo primordial es trabajar para la defensa de los derechos laborales de los trabajadores del sector salud en todo el país; y se trata de una organización de hombres y mujeres que intentan representar y proteger los derechos de los trabajadores de la salud, basados en el marco jurídico laboral e institucional y el principio de libertad de asociación, en beneficio de la sociedad mexicana.