29.4 C
Ixtlán del Río
martes, agosto 11, 2020

Recuerdan bonanza de los trapiches en Ahuacatlán

Además el escritor Antonio Ocampo presentó su libro “La Caña de Azúcar”.

Más Leídas

Club de Jala en Los Ángeles envía más apoyos médicos para sus paisanos

JALA Un reconocimiento y un sincero agradecimiento es el que externó el presidente...

Confiemos en Los Santos Médicos

Inicio esta columna agradeciendo a mis amigos y amigas sus amables comentarios respecto a algunos temas...

Premia Congreso ganadores del tercer Concurso de fotografía

TEPIC Con el título “Naturaleza sobre cubre bocas. ¿Y nosotros qué estamos haciendo?”,...
Francisco Javier Nieves Aguilar
Francisco Javier Nieves Aguilar
Más de 25 años de trayectoria disfrutando del periodismo; las opiniones que despierta, la información gratificante y el conocimiento que deja.

AHUACATLÁN

“Molino, trapiches y piloncillo en Ahuacatlán”, fue este el tema que se abordó durante el Café Literario que se realizó el pasado jueves en el Portal Quemado de esta cabecera municipal y cuyo evento sirvió también de marco para la presentación del libro “La Caña de Azúcar”, del literato Antonio Ocampo.

 La del sábado fue el sexto evento que organiza el equipo cultural denominado “Semilla y Letras”, donde convergen varios promotores culturales de este municipio, contándose entre ellos al profesor Javier Sojo, así como al licenciado Benjamín Álvarez, al igual que como la profesora Leticia Medellín y el cronista Rubén Arroyo, entre otros.

Durante este Café Literario se habló de la bonanza de aquellos trapiches –o molinos de caña– como se les conoció popularmente, el trajín de la época. Desde el sembrador de caña, pasando por el cortador, el cargador, los molineros, calderos, atizadores y banqueros.

Caña y chacuaco; trenes, calderas, melado y cachaza. Hombres correosos agitando de un lado a otro el jugo que se deposita en las calderas en medio del intenso vapor que emerge de ellas. Rostros sudorosos y cubiertos de tizne, dándole “el punto” a la miel. Finalmente, el piloncillo.

En ese tenor, el profesor Lupe Marmolejo y Antonio “El Feo Navarro”, así como el propio cronista de la ciudad, rememoraron aquellos trapiches que funcionaban en la época de los 60 y 70´s, como El Molina, Las Esperanza, y el de San Martín, el de Los Mayates y el de Los Limones, entre algunos otros.

Luego, don Antonio Ocampo presentó su libro “La Caña de azúcar” en el que relata la historia de esos espacios que con el tiempo pasaron de lo tradicional a lo industrial –un dulce recuerdo–; “Antiguamente, los trapiches conformaban parte importante de la economía del país y endulzaban nuestras vidas”, apuntó.

Durante el evento se contó también con la participación musical del talentoso guitarrista y cantante Santiago Varo y así mismo se repartió atole de masa con un trozo de piloncillo, como lo desguataban nuestros abuelos; e igualmente se entregaron reconocimientos a algunos trabajadores que en aquellos años laboraron en los trapiches.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Premia Congreso ganadores del tercer Concurso de fotografía

TEPIC Con el título “Naturaleza sobre cubre bocas. ¿Y nosotros qué estamos haciendo?”,...

Jala se proyecta a otros niveles con Sorteo de la LOTENAL, este viernes

JALA El Sorteo Superior número 2652 de la Lotería Nacional que se efectuará este viernes 14 de agosto,...

Confiemos en Los Santos Médicos

Inicio esta columna agradeciendo a mis amigos y amigas sus amables comentarios respecto a algunos temas que este columnista ha realizado...

Piché Bautista ya descansa en paz

AHUACATLÁN Entre el bullicio y el trajín citadino, José Bautista Hernández vio pasar sus últimos días. Nació en...

Piden ayuda para doña Irene Ruvalcaba

JALA-JOMULCO La situación de la familia Aguilar Ruvalcaba no es tan agradable; más bien es de muchas dificultades,...

Artículos Relacionados