27.2 C
Ixtlán del Río
sábado, octubre 16, 2021

¿Serían “afiguraciones”?

Más Leídas
Francisco Javier Nieves Aguilar
Más de 30 años de trayectoria disfrutando del periodismo; las opiniones que despierta, la información gratificante y el conocimiento que deja.

La había mirado otras veces en el recuadro y no reparaba en nada; sin embargo, anteanoche volteé hacia la pared y la vi triste, ¡Muy triste! Y hasta me pareció que derramaba lágrimas. Mis ojos también se obnubilaron al percibir esa imagen.

Ahí en ese muro se aprecian por lo menos 20 retratos que mi hermana Ana colocó hace no sé cuánto tiempo. Entre ellos está el de mi madre Geña, la cual por cierto hubiera cumplido ya 95 años apenas el pasado 21 de septiembre.

Pasaba de las 9:00 de la noche cuando, ensimismado por un cúmulo de cosas, dirigí mi vista hacia ella y, a pesar de no estar frente a su imagen, sino de lado, noté que ella también me miraba a mí, como diciendo: “¿Por qué traes esa cara?, ¿No crees que a mí también me duele?”.

Mi madre no terminó ni la primaria; sin embargo no tengo la menor duda que hubiese sido una excelente psicóloga. En vida solía escudriñarnos para de inmediato percibir el estado de ánimo de quien tuviera enfrente. Bastaba mirarnos a los ojos para luego inquirirnos.

Te puede interesar: A un año de su partida.

Anteanoche me senté en un sillón que está junto a la puerta del cuarto donde ella pasó sus últimos años. Ahí en una cama pegada a la ventana conversaba yo con ella y fue ahí donde la miré por última vez, horas antes de que expirara, aquel 5 de diciembre del 2013.

Desde ese sillón miré su fotografía, con su vestido azul “de bolitas”, pero con un rostro que denotaba mucha tristeza. Nunca me había detenido a verla fijamente; solamente pasaba sin observar su faz; pero esta ocasión, como atraído por un imán me detuve a contemplarla.

Serían quizás mis nervios o qué se yo, pero me pareció verla llorar. Tal vez pudo notar mis aflicciones y le dolió verme en ese estado… Por cierto y mientras escribía estas líneas escuché que la puerta del baño se abría y casi de inmediato oí unos pasos arrastrando, al mismo ritmo que lo hacía mi madre. ¡Seguro sigo con nervios!

No quiero darle muchas vueltas a este asunto. Simplemente quise plasmar mis “afiguraciones” de anteanoche. Usted disculpe.                                 

- Advertisement -
- Advertisement -
Latest News

Regidores y funcionarios deberán entregar declaración patrimonial

AHUACATLÁN. En tanto se trabaja en la elaboración de proyectos de obra, así como en los servicios públicos e imagen...
- Advertisement -

Artículos Relacionados

- Advertisement -