18.3 C
Ixtlán del Río
miércoles, agosto 12, 2020

Un esqueleto en el armario

Más Leídas

Premia Congreso ganadores del tercer Concurso de fotografía

TEPIC Con el título “Naturaleza sobre cubre bocas. ¿Y nosotros qué estamos haciendo?”,...

Entrega DIF de Ahuacatlán silla de ruedas a persona con discapacidad

AHUACATLÁN. Conociendo su estrechez económica y más aún tomando en cuenta sus condiciones...

Piché Bautista ya descansa en paz

AHUACATLÁN Entre el bullicio y el trajín citadino, José Bautista Hernández vio pasar...
Francisco Javier Nieves Aguilar
Francisco Javier Nieves Aguilar
Más de 25 años de trayectoria disfrutando del periodismo; las opiniones que despierta, la información gratificante y el conocimiento que deja.

El 24 de marzo de 2013, la coalición rebelde Séleka dio un golpe de estado en la República Centroafricana, apoderándose del palacio presidencial. El entonces presidente, Franyois Bozizé, no tuvo más alternativa que procurar asilo político en la República Democrática del Congo.

Los rebeldes revisaron todos los rincones de la mansión presidencial. Un grupo corrió hacia la habitación de Bozizé con la esperanza de encontrar allí algún tesoro valioso. Mientras buscaban, uno de ellos supuso que si había algún objeto de valor habría de estar guardado en el clóset. Ilusionado, abrió las puertas del armario, pero ¡qué sorpresa se llevó al ver que en el clóset no había ningún tesoro, sino dos horribles esqueletos! Bozizé sí que conocía muy bien el dicho: “Tiene un esqueleto en el armario”.

Aunque nos parezca un tanto aberrante el secreto de Bozizé, la verdad es que, de una u otra manera, todos tenemos algún “esqueleto” escondido. ¿Qué quiero decir con esto? Que tanto tú como yo abrigamos secretos, pecados, vicios, debilidades, que permanecen ocultos ante los ojos de los demás, bien guardados en el interior de nuestras almas. ¿Cuál es tu esqueleto? ¿Hay algo en tu vida que no quisieras que nadie descubriera nunca?

El que no tenga un esqueleto en el clóset que tire la primera piedra. No tiene sentido que critiquemos a Bozizé; lo que hemos de hacer es liberarnos de nuestro esqueleto antes de que alguien lo descubra. La pregunta clave aquí es: ¿Cómo puedo sacarlo de mi vida?

La mejor manera es seguir este sabio consejo de uno que tuvo que lidiar con varios esqueletos en su vida: el rey David. He aquí sus palabras: Te confesé sin reservas mi pecado y mi maldad; decidí confesarte mis pecados, y tú, Señor, los perdonaste. 

¿Qué es una confesión “sin reservas”? Es aquella en la que se cuenta todo a Dios, que “es siempre de carácter específico y reconoce pecados concretos”

¿Alguna vez has hecho este tipo de confesión? ¿Alguna vez le has dicho a Dios que saque ese esqueleto de tu armario? ¿Qué te parece si lo haces ahora?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas Noticias

Advierten del peligro de peatones que caminan por carretera Ahuacatlán-Amatlán

AHUACATLÁN No son pocos los conductores de vehículos que, haciendo uso de las...

Con rosario y elotiza celebrarán jaleños sus fiestas, en Los Ángeles

JALA Presidido por Manuel Monroy, el Club de Jala en Los Ángeles, intensifica sus labores y se ultiman...

60 por ciento de rezago en captación del predial, en Ixtlán

IXTLÁN DEL RÍO Un 40 por ciento de los contribuyentes del predial aproximadamente ha cumplido con el pago...

No más agua turbia en Ahuacatlán, a partir de hoy

AHUACATLÁN Después de tocar algunas puertas y de realizar algunos ajustes al proyecto y al mismo presupuesto, el...

Premia Congreso ganadores del tercer Concurso de fotografía

TEPIC Con el título “Naturaleza sobre cubre bocas. ¿Y nosotros qué estamos haciendo?”, Maricarmen Núñez es la ganadora...

Artículos Relacionados